Deep Work, o Trabajo Profundo

 

Muchos estudios se han hecho sobre eficiencia en el trabajo y muestran que el trabajador promedio pierde más de 700 horas al año con distracciones. Imagina todo ese tiempo usado en cosas más importantes como producir más o en alcanzar tus metas y desarrollarlas.

El profesor de ciencias de la computación Cal Newport y autor del libro “Deep Work Rules for Focused Success in a Distracted World” explica en él una serie de técnicas que te ayudarán a optimizar tu tiempo para objetivos laborales e incluso para tu vida diaria.

¿Qué es el Trabajo profundo (Deep Work)?

Trabajo superficial es el trabajo que se puede realizar mientras se está distraído. En otras palabras, es el trabajo que no nos exige mucho de nosotros mentalmente y aporta poco o ningún valor significativo.

El Trabajo profundo, por otro lado, demanda más de nosotros mentalmente. Es un trabajo que se lleva a cabo en una zona libre de distracciones, tanto mentales como físicas, y que nos lleva a nuestros límites cognitivos. El Trabajo profundo crea valor y también nos da la oportunidad de mejorar nuestras habilidades.

Por lo tanto, según lo anterior, el trabajo superficial es aquel que está prediseñado y es dependiente de un sistema al que hay que seguir. Por el contrario, el trabajo profundo requiere que uno experimente, explore y tome nuevos riesgos. Es un trabajo llevado a cabo por emprendedores y semejantes y requiere que uno adopte nuevos hábitos.

Desde luego, no tienes que ser empresario para que el concepto de Trabajo profundo te funcione. La idea es usar el Trabajo profundo para impulsar tu productividad personal. El objetivo es trabajar de manera que maximices tus ganancias y felicidad, y limite las distracciones y pérdidas.

Y ¿cómo funciona?

#1 Trabaja profundamente

Para aprovechar el Trabajo profundo debes seguir una rutina y metodología con disciplina. No se trata de que simplemente debas rendir ciertos resultados, sino de que debes organizarte y seguir un camino. Cal Newport propone 4 estrategias de trabajo.

Monástica: durante tu trabajo aíslate por largos períodos de tiempo, sin distracciones, enfócate en tus objetivos lo que más puedas durante tu horario de trabajo.

Bimodal: Similar a trabajar de manera monástica pero guardando un tiempo para un trabajo menos profundo o descansos plenos un par de días a la semana.

Rhythmic: Hazte el hábito de destinar trabajo profundo en tu trabajo o proyecto un par de horas todos los días de la semana de manera regular.

Journalistic: Alterna 1 día por pedio de trabajo profundo y trabajo superficial si calza con tus tiempos

#2 Transición al trabajo profundo

Cuando decidas tu mejor estrategia de trabajo necesitas desarrollar 4 modos de trabajo:

Enfócate en lo realmente importante: ten un número reducido de objetivos clave.

Céntrate en las medidas principales: haz solo lo que te llevará a tu meta.

Ten un registro del progreso: anota y haz seguimiento a tu trabajo.

Crea una cadencia de responsabilidad: haz un proceso continuo donde responsabilizas de tu propia productividad.

#3 Adopta el Aburrimiento

Concéntrate y evita el reflejo del mundo actual de revistar tu teléfono a cada momento. El truco en esto es dedicar pequeños descansos programados en los que puedas satisfacer esas distracciones brevemente.

No obstante, debes acostumbrarte a resistir esas distracciones y volver a poner rápidamente tu atención en tus objetivos.

#4 Deja tus redes sociales

Identifica los valores centrales que determinan la felicidad en tu vida laboral y personal. Usa las herramientas que impactan positivamente.

Cal Newport ofrece un plan en el que propone dejar las redes sociales 30 días y luego volver 30 días más y ver qué sucede y qué impacto tiene en ti y en tu vida.  Para un emprendedor las redes sociales pueden ser imprescindibles pero para otro tipo de trabajador pueden ser solo distracción innecesaria.

#5 Optimiza tu tiempo

Haz un horario con tiempos específicos para cada día y tarea. Esto te ayudará a mantener tu día ordenado y te permitirá concentrarte en tus objetivos. No dejes que el trabajo superficial supere una cantidad de tiempo que se superponga con la de trabajo profundo.

Es más. Puedes restringir tus horarios con límites de tiempo específicos. Usa alarmas si lo prefieres. No dediques más ni menos tiempo del que dispones a cada tarea que te hayas dispuesto a realizar. Aprovéchalo en su totalidad. No importa cuantas veces tengas que reescribir tu horario, encuentra el que más se adapte a tus necesitas y proyectos. El objetivo no es apegarse un horario arbitrario, sino encontrar y mantenerse en el que seas más productivo y eficiente.